ALREDEDOR DEL MUNDO
Crónica de un premio de jubilación

 ... y última.

HONG KONG

16/12 Amanecer en Hong Kong. He tenido un día de descanso en Bangkok y un vuelo tranquilo hasta Hong Kong. Reencuentro con Blanche a la que conocí hace 19 años en un curso de inglés en Plymouth (Gran Bretaña). Recupero el contacto en el verano a través de la dirección postal familiar que tenía de ella. Ayer cené con ella y su pareja, Edward, en el Lao Shanghai restaurant. Hablamos de como hemos cambiado y como seguimos siendo los mismos después de tanto tiempo. Me alojo en un hotel elegante del centro, Empire Hotel, recomendado por ella que queda cerca de su oficina. Hong Kong marca la transición del viaje asiático al angloamericano del otro extremo del mundo. Me ayuda con un montón de cosas: visado de China, tarjeta de transporte urbano, compra del móvil... Ya tengo otro de la misma marca y modelo que el que me quitaron. No tengo número pero puedo conectar donde haya WUFI a través del Gmail y Facebook. Conectado de nuevo con mi mundo y con el Mundo.

17/12 Visito con Blanche, que coge día de permiso en el trabajo, la isla de Lantau. Vamos en un telecabina largo, de 5,7 kms, a Ngong Ping a ver el Buda gigante, una escultura de 34 metros de altura, encima de una montaña sobre el mar. Luego visita al pueblo de pescadores de Tai O, de aire mediterráneo. En casa de Blanche música y relajación, comentarios y confidencias. Después les invito a ella y a Edward en un restaurante español. Menú a base de tapas con crema catalana de postre y vino Albariño. Vuelvo en ferry al centro. Cuando conecto el correo veo que se abre la posibilidad de un encuentro con José Luis y Malviví, de Pamplona, en Chile. También he sabido hace unos días que no me cambian el billete de avión y no me podré acercar a Tahití cuando esté Marta. Cambio de cromos, pues.

18/12 Aprovecho una biblioteca pública en la que están las guías de Lonely Planet para preparar la visita a Pekín. Una opción cómoda y gratuita que volveré a utilizar en el viaje. Me sorprende el horario de la biblioteca. Abierta todos los días de la semana incluso domingos y festivos. Viajo por Hong Kong en tranvía, abrumado bajo los altos rascacielos. Miro los pronósticos de Pekín y veo que allí me espera el invierno del que me había olvidado hasta ahora.

19/12 Café de media mañana mientras hago tareas varias. Imprimir el visado de Australia, informarme sobre la posible ruta en Sudamérica, enviar el regalo de Reyes a María José a Huesca,... Como con Blanche y recojo el visado chino. Quedamos en Pekín. Por la tarde subo en el tren cremallera aVictoria's Peak, la montaña que desde sus 369 metros de altura domina la bahía de Hong Kong. Veo el bosque de rascacielos desde lo alto y las luces de la bahía en un brumoso atardecer. Al subir y bajar un curioso efecto óptico. Parece que los rascacielos estén inclinados y los que estamos inclinados somos nosotros en el vagón del tren que trepa la pendiente.

Impresiones de Hong Kong: Una megápolis del siglo XXI. Un importante centro financiero y exportador. Rascacielos que hacen de las calles profundos valles. Metal y cristal que refleja el sol. Dolor de cuello si miras a lo alto. El "puerto de los aromas" del siglo XIX es el Nueva York de Asia del XXI. Ordenado, limpio, organizado, todo bien señalizado en inglés... Lucha social por la democracia, por algo tan elemental como elecciones libres pudiendo presentarse como candidato quien quiera. El movimiento Occupy Central ha llenado de tiendas de campaña el centro como pasó en España con el 15M. Ha terminado unos días antes de llegar yo. De momento el gobierno chino no cede pero los líderes no son detenidos ni la policía interviene con contundencia. De fondo el miedo del PCCH a perder su hegemonía y el fantasma sangriento de Tian Anmen. En este caso la Historia no se ha repetido.

PEKÍN

21/12 Vuelta al crudo invierno. La temperatura de Pekin está entre +5º y -5º. Me alojo en el Jianguo hotel, elegante, lujo asiático. Visita ala plaza de Tian Anmen, con controles policiales severos para acceder. Visito el Museo Nacional de China. Un gran salón dedicado a Mao y la revolución. Interesantes exhibiciones de temas variados. Me gustan una de escultura africana y otra sobre la ruta de la Seda. Me muevo por Pekin en el metro sin ningún problema. Todo está perfectamente rotulado en inglés. Visito un templo Taoísta, Dong Yue, que ha quedado rodeado por los edificios altos y acristalados del nuevo Pekin.

22/12 Blanche y su cuñada, Sheila, son mis guías en la visita por Pekín. Vamos al templo del Lama. También visitamos un estanque congelado (Hon Hai) en el que se baña la gente y patinan con sillas a las que les ponen unas tablas como esquíes en las patas. Por la tarde se unen Kevin, su hermano y una amiga, Judy y me enseñan el 798, una zona industrial abandonada, reconvertida en area artística con tiendas, talleres de pintores y escultores, galerías de arte, bares y restaurantes. Viajar con gente del país te permite conocer lugares que como turista sería más difícil descubrir.

23/12 Voy al norte de Pekin, en transporte público, a visitar la Gran Muralla China. Esta vez elijo el sector de Mutianyu, construido en 1569 en un día frío pero agradablemente soleado. Completo el viaje con un taxi hasta la estación del telecabina que me sube a lo alto de la sierra por cuyo cordal va la Muralla. Tiene una lógica defensiva. Por eso esta trazada por lo más alto, donde no se pudieran aproximar máquinas de guerra. Entre autobús, taxi, telecabina y entrada me sale por 1.058 yuans. Un euro son 10 yuans aproximadamente. Un letrero en lo alto dice que lo que fue un espacio de defensa y de guerra ahora es uno de paz y de visitas de gente de todos los países. Algunas medidas de la Gran Muralla: altura entre 7 y 8 metros, anchura entre 4 y 5 metros, una torre de vigilancia cada kilometro, altitud de 500 metros sobre el nivel del mar de promedio, 6.000 kms de longitud con tramos bien conservados y otros deteriorados, la única obra humana que se ve desde la Luna (dicen)... El lugar tiene mucha vegetación. Estará bonito en otoño.

24/12 Visito el Zoo de Pekin y veo los famosos Pandas. Hay pocos y esquivos en sus cercados. Más simpático es el tigre del norte de China (anthera tigris althaica) y más colorido el Pavo azul (pavo cristatus) o el Ibis (nippon nippon), Al salir veo un café que se llama "Australia" y tomo algo para ambientarme con mi próximo destino. A la noche ceno con Blanche, Edward y Sheila. Como dicen ellos "aquí siempre comiendo".

Impresiones de China: Pekín es una ciudad moderna, de estilo occidental, con muchos rascacielos que han arrinconado la parte antigua. Mucha gente en los puestos de trabajo (metro, tiendas, restaurantes, hoteles,...) mucha más de la que se vería por España. Metro, hospitales o escuelas tienen buena pinta. Parece que Pekín imita a Hong Kong. Transporte público barato. El metro 2 yuans, unos 30 céntimos. No se ve gente mendigando. Control policial. Tiendas de superlujo que denotan la existencia de una "casta" (con FB me empiezo a enterar del uso de esta palabra en España) de privilegiados. El comunismo sólo está visible en el Museo Nacional. Todas las grandes tiendas y multinacionales se exhiben por las calles. Mis amigos chinos no hablan de política. Ellos concretamente parecen más interesados en vías de crecimiento personal. Espiritualidad, meditación, armonía entre cuerpo y mente,... La visita a la Muralla China me descubre un paisaje urbano e industrial similar al de Pekín. El montaje turístico con sus tiendas, su telecabina y su tobogán gigante es muy parecido al nuestro. Curiosamente en China no hay Facebook y determinadas páginas (Amnistía Internacional, Aavaz) no aparecen en Google. Parece que el régimen tenga miedo a las redes sociales. China, un gigante lleno de matices, que se irá descubriendo en los próximos años.


AUSTRALIA

26/12 Ya estoy en Sydney. El viaje desde Hong Kong se me hace corto. Me instalo en Summer House Backpackers, un albergue de gente joven y mochilera. Una siesta para descansar del largo viaje desde Pekín con la escala en el aeropuerto de HK. Paso en unas horas de 0º a 25º, del invierno al verano. Compro un billete de tren para Surfers Paradise, donde encontraré a Marilín y Fabian. Acabo el día con un masaje chino.

27/12 Resulta que me he alojado en el "barrio rojo" de Sydney que se llama King's cross. Mezcla de garitos bohemios, prostitución discreta y turismo mochilero. Mientras desayuno planifico el día. Me aclaro con otro cambio de moneda (ya ni sé cuantos llevo), 1 dólar australiano son 0,66 euros. Recorro Sydney con el autobús y el barco turísticos. No es una mala opción para hacerte una idea de la ciudad sin andar descifrando el plano del transporte público. Veo los dos iconos de Sydney: Harbour Bridge y la Opera. Me cuesta 64AUD y es entretenido. Llego hasta Watsons Bay, al otro lado de la bahía y como en los viejos tiempos mando unas postales. Antes de volver al hostel me compro la cena en un super. Ya encuentro de todo lo que estoy acostumbrado.

28/12 Tomo un tren en la estación de Sydney para ir a Surfers Paradise. En el mapa parece poco pero son 14 horas. Este país es inmenso. Mas extenso que Europa. El paisaje hasta que se hace de noche me recuerda a Inglaterra; muy verde, estaciones con nombres ingleses y nubes bajas. Noche de tren y al final de autobús. Con las primeras luces del día llego al paraíso surfista.

30/12 Ayer llegué a Gold Coast que es un conjunto de ciudades casi seguidas que se alinean a lo largo de las playas del Pacífico. Más o menos el Benidorm de Australia. Marilín y Fabian me han acogido en su casa, en un barrio llamado Helensvale. Paseo junto al mar, charrada y fotos para mandar a Grado, Asturias a nuestra común amiga Pilar que ha facilitado este contacto. Por la noche me llevan al Casino. Un mundo al que soy completamente ajeno. Me cuentan historias de gente arruinada, jugadores VIP y que esta abierto 364 días al año. El día de Navidad cuando van a dar las doce de la noche ya hay fila para entrar. Jugamos unos dólares y no ganamos nada. Mi primera y última experiencia casinera. Hoy hacemos la visita de diferentes lugares por la costa y las montañas que rodean la ciudad.

01/01 Feliz año nuevo, 2015, en Australia. Nunca lo hubiera imaginado. Fabian y Marilín me han llevado a celebrar la Nochevieja en el Club Uruguayo de Brisbane. Se junta un grupo de amigos, multinacional, que organizan diferentes actividades a lo largo del año. Buen ambiente. Asado y música salsa para bailar. Conozco a Eddy, que ese día cumple 78, hecho un joven. Andalucía, Ecuador, Colombia, Italia... hasta Lincoln en Inglaterra están representados. En fin una entrada al 15 excelente y una salida del 14 que no puede ser mejor.

02/01 Hoy visito una reserva de fauna y flora australiana. Se llama Currumbin Wildlife Sanctuary y está en la Gold Coast. Veo los koalas, los cocodrilos marinos, los canguros, los pelícanos, los loros multicolores y los que más me impresionan, los diablos de Tasmania. Pequeños pero bravos. Tienen un rugido ensordecedor que asusta al más valiente, de ahí su nombre. Son muy agresivos si entras a su territorio y si se ven atacados se defienden tirándose a los ojos. Mucha gente y muchos niños que se asombran y disfrutan con los animales. También me asombro yo, claro, al contemplar unos animales que no había visto más que en los libros. Compro un librito de la reserva pensando en mis amigos educadores ambientales de Sallent.

04/01 Hoy me llevan a la playa de Broadbeach para un picnic multicultural. Otra vez un buen grupo de latinoamericanos de diferentes procedencias, franceses y hasta una etíope. Una mezcla representativa de la gente que ha construido este país. Ambiente excelente, comida de lujo y baño en el Pacífico. También jugamos a la petanca. Interesante el contacto con Eddy Carrascosa, argentino, especialista en medicinas alternativas, que superó un cáncer con remedios naturales hace unos años. Tomo su correo porque me parece un contacto interesante. Si alguien que lea esta crónica tiene interés se lo proporcionaré. Despedida de Marilín y Fabian que han sido unos excelentes anfitriones.

Impresiones de Australia: Un país anglosajón en el otro extremo del mundo. Inmenso. El grupo con el que he estado es representativo de la diversidad social y cultural. Inmigración europea, latinoamericana y asiática. Clase media. Como dice Fabian "mas preocupados por tener más que por tener lo básico para vivir". Gold Coast es una zona turística que atrae, además de los australianos, visitantes de Asia y Sudamérica. Hay miedo a la inmigración ilegal. Penetración del capital chino a pequeña escala y del petroárabe a lo grande. Todo limpio y muy bien organizado. Estilo de hábitat americano con casas aisladas y bien preparadas, centros comerciales y grandes hoteles. Atracción del Casino que me recuerda el título de aquella película "El color del dinero".


NUEVA ZELANDA

06/01 Los Reyes me regalan un aterrizaje en Christchurch, en las antípodas de La Coruña, a 20.000 kms de casa. Sensación de vértigo y a la vez de relajación. Como cuando llegas al collado en la travesía pirenaica. Estoy en lo más alto. Ahora empiezo a bajar. El dólar de Nueva Zelanda se cambia a 0,66 euros. Sigo practicando el cálculo mental. La primera noche duermo en una residencia universitaria que tambien se anuncia en Booking. 21 NZD.

07/01 Encuentro SERVAS con Averil que trabaja de taxista en Christchurch. Me regala un paseo por los alrededores y me cuenta la historia reciente de la ciudad y los dos terremotos que la azotaron en 2010 y 2011. Se ven abundantes huellas en el centro de la ciudad y aún se puede ver la catedral semi derruida. Están haciendo un esfuerzo en la reconstrucción de la ciudad. Solares, grúas y máquinas. Un curioso paisaje urbano. Visito el Museo de Canterbury (el nombre de la provincia que me evoca los cuentos de Chaucer) que resulta ser muy didáctico e interesante. Después el Jardín Botánico hermoso y relajante. Voy mirando también mi recorrido en NZ y me compro un pase combinado de autobús y tren, que se llama Circle the South Pass y que cuesta 615 NZD. Me permite hacer 5 recorridos en autobús y uno en tren. Un buen paseo por la Isla Sur. Compro embutido y queso español para cenar con Averil y firmo en su libro de visitas.

08/01 Escribo en el autobús que me lleva de Chrischurch a Glentanner, cerca del Monte Cook que con 3.723 metros es el más alto de Nueva Zelanda. En una parada en pueblo llamado Geraldine me compro unos calcetines con ovejas de NZ, muchas blancas y pocas negras. El azar de la reserva en Booking me ha traído a un camping con cabañas y albergue, situado junto a un inmenso lago, el Pukaki, con unas vistas espectaculares del Mt. Cook o Aoraki en maorí. El paisaje ha ido cambiando desde Christchurch. Desde las zonas llanas cultivadas a pastizales con montes ondulados, estepa que me recuerda la patagónica, lagos inmensos y la cadena montañosa con sus glaciares descolgándose entre las rocas. Paramos junto al monumento al perro pastor, tan importante para la ganadería. Me siento como en el Valle de Benasque. Además después de Hong Kong, Pekin y Sydney ya tenía ganas de Naturaleza a lo grande. Me instalo en el albergue de Glentanner, 50 NZD con excelente desayuno. El pase que he comprado incluye un circuito por la isla Sur que me llevará a Mount Cook, Queenstown, Milford Sound, Franz Josef Glacier Y Greymouth en autobús y la última etapa o "leg" de Greymouth a Christchurch en el tren Transalpino.

09/01 Voy al lago Hooker al pie del Mt. Cook. Media y alta montaña en una simbiosis total. Picos, glaciares, pedregales, lagos de agua blanca, vegetación a veces familiar, caminos, pasarelas, gente,... Todos disfrutamos del espectáculo. El paseo son unas 4 horas de ida y vuelta, fácil y con poco desnivel. El pueblo de montaña. Mt Cook Village, es un conjunto de pocas casas desperdigadas con un hotel clásico de montaña, el Hermitage, que tiene una exposición dedicada a Edmund Hillary, el conquistador del Everest. Mi viaje a hermanado a Nepal y Nueva Zelanda, que casualidad. He tenido suerte además con el tiempo y el Aoraki me ha regalado unos días soleados y agradables. Que diferente en las antípodas cuando me informan en gmail de las nevadas en Castejónde Sos.

11/01 Voy camino de Queenstown. El tiempo ha cambiado, ya no se ven los picos en el horizonte. Me llevo un buen recuerdo del Mount Cook. LLego a Queenstown, la capital neozelandesa de la adrenalina. Puenting, parapente, rafting,... casi como el Valle de Benasque. Pienso que tendremos que hermanarnos. Me alojo en un albergue mochilero, Base Queenstown, 32 NZD, te ofrecen todas las actividades citadas. Es una pequeña ciudad muy turística llena de hostels, agencias de turismo y tiendas de deportes.

12/01 Hago caso al pronóstico y subo en el telecabina a un monte denominado Skyline. Han acertado. La mañana se va despejando y deja paso a una tarde luminosa. Vistas del lago Wakatipu que tiene una leyenda de un gigante que intentó separar a dos amantes. Lo quemaron cuando dormía en cuclillas y dio origen a la forma caprichosa del lago. En el otro extremo del mundo una leyenda como la de Gratal y Gabardiella. Según dice la guía este es el lago con el agua más limpia del mundo. Me regala un atardecer espectacular. El sol va desapareciendo con un color anaranjado en el horizonte, a mi alrededor gente que contempla el espectáculo, barcos por el lago, música de gente que toca instrumentos y graznidos de gaviotas.

13/01 Me voy de excursión al fiordo más famoso de NZ, Milford Sound. Cambio de paisaje. Pasamos a la vertiente oeste de la isla y debido a las borrascas del Pacífico que descargan allí (efecto Fohen) es mucho más húmeda y cubierta de bosque tropical de montaña. El fiordo es bonito y me recuerda a Noruega. Nos llevan hasta el mar abierto y ahora sí que puedo decir que este es el punto más lejano desde mi salida de España (the furthest point from home). Tiempo cambiante. Salimos del embarcadero nublado y volvemos con sol. El paisaje del fiordo incluye paredes verticales, cascadas, bosque, mar abierto... y nos hablan del jade verde neozelandés, "tangiwai" en maorí, que se extraía por aquí. En el barco entabló conversación con Mónika, una suiza de Berna, que resulta ser otra viajera de la vuelta al mundo. Ella lo ha hecho al revés que yo, por el hemisferio norte y hacia el oeste. El azar nos ha reunido en este lugar. Intercambiamos confidencias viajeras. Esta excursión es interesante pero desde Queenstown son muchas horas de autobús ida y vuelta para pocas de barco. Aconsejo dormir en el mismo fiordo o en Te Anau, a mitad de camino.

14/01 Otro día en Queenstown. Visito el centro de observación de pájaros para ver los Kiwis. Aquí me he enterado que además de una fruta es un pájaro. Así llaman a los neozelandeses. Son nocturnos y nada fáciles de ver, incluso en cautividad. Están en un recinto escasamente iluminado en el que cuesta que los ojos se acostumbren a la oscuridad y en el que es muy difícil verlos. Me conformaré con unos imanes de nevera. Por contra veo otros muy bonitos y me leo sus historias como por ejemplo el Kea o loro de montaña (nestor notabilis) o el Ruru o buho de NZ (ninox novaesselandiae). Por la tarde tengo la buena noticia de que la batería se ha cargado... sola. La había dejado descargar y estaba empezando a tener problemas. Moraleja; no dejar que las cosas se descarguen a cero, sea lo que sea.

15/01 Hoy cumplo tres meses viajando. Dejo Queenstown camino de Franz Josef Glacier. El autobús para en varias ocasiones y el conductor da todo tipo de explicaciones sobre el paisaje. La ruta es bonita. Grandes lagos, bosque tropical de montaña, glaciares que se dividían en dos vertientes diferentes,... Llegamos al paso Haast que nos lleva a la vertiente oeste y descendiendo valles con caudalosos ríos hasta el mar de Tasmania. En Franz Josef veo a Mónika y nos despedimos deseándonos feliz vuelta al mundo. Luego me instalo en el albergue de Hostelling International. Bueno, limpio y ambientado.

16/01 Día lluvioso y nublado. Pese a todo me acerco en unas furgonetas al Franz Josef Glacier y hago unos paseos bajo la lluvia. El primero es a Peter's pool, un bonito lago en medio del bosque. El segundo es al pie del glaciar. Cascadas, morrenas, aguas blancas y bravas, niebla, ventisca en ocasiones,... Llego hasta las barreras de protección junto a las primeras grietas en el hielo de color grisáceo. Luego, a la vuelta, en la cocina del albergue me preparo unas tostadas de salmón con salsa tártara regado con vino blanco. Me lo he merecido!
17/01 Me despido de Franz Josef con una mañana que clarea y deja ver los picos. Cuando viajas por diferentes sitios te pasa esto. No siempre las condiciones climatológicas son las mejores. Nos acercamos al mar. Paisaje más suave, oleaje, playas, prados, casitas y montaña media al fondo del horizonte. LLego a Greymouth y me instalo en el hostel "Arca de Noé". Poco a poco he ido acostumbrándome a comprar en los super y a prepararme cenas o desayunos en los albergues. Tienen cocina y comedor, es más barato y te ayuda a conversar con tus compas. Leo y me entero que esta región también vivió una "carrera del oro" en 1860. Los de CGT me regalan un brindis por el facebook, a 20.000 kms. Increíble, para losmedios de comunicación actuales las distancias no existen.

18/01 Doy un paseo hasta la desembocadura del río Grey, un lugar llamado Blaketown Bridge. El mar de Tasmania rompe bravío. El mar al oeste está despejado y las montañas al este cubiertas. Como es domingo el pueblo está desierto. El picnic al lado del mar con unas latas de sardinas, como en los ibones del Pirineo. Historias de pioneros, mineros y marineros. Antes fue la minería del oro y el carbón. Hoy somos los turistas, un cambio que se ha producido en muchos otros sitios.

19/01 Tomo el tren Transalpino, uno de los recorridos ferroviarios más bonitos del mundo, según los folletos de turismo. Antes Tomás, un argentino, me ha comentado en el albergue que el trabajo de inmigrante (agricultura, limpieza y hostelería) está fácil por aquí y que el visado de trabajo lo tiene gracias a su pasaporte de la Unión Europea. También quiere seguir después con la vuelta al mundo. Prometo enviarle la crónica. El tren me va llevando de una costa a otra, cruzando por Arthur Pass a 737 metros, túneles y viaductos, a paso pausado; me recuerda al cancfranerocancfranero de mi infancia y juventud. Día lluvioso. No se ven las cumbres, vegetación exuberante, ríos, lagos, una estación que se llama Springfield en la que no veo a los Simpsons...Es el último recorrido del Circle the South Pass y creo que ha sido una buena opción. Por separado me habría salido más caro y he tenido buenos buses, autobuseros comentaristas del paisaje, paradas para hacer fotos o tomar un café y puntualidad. Recomendable. Por un momento pensé en alquilar un coche pero hubiera sido más caro, más aburrido al ir yo solo y con el problema añadido de conducir por la izquierda.
20/01 Encuentro SERVAS en Akaroa, península de Banks. Siempre hay cosas inesperadas y Erika, mi anfitriona, me invita a ir a una reunión de simpáticos viejecitos que quedan para almorzar y traen de casa la comida, la bebida y la silla. Ya me ha avisado que seré el más joven del grupo. Vamos, como en los Talleres de Memoria de la educación de adultos. Después del encuentro de la tercera edad me voy al puerto y me apunto en el barco "Black Cat" para hacer el avistamiento de delfines. Es un paseo de tres horas y cuesta 75 NZD. Es verdad, vemos muchos delfines, algún pingüino y variedad de pájaros. Compro el CD y la foto que me hacen al entrar y la pongo en la primera página del cuadernito. Erika tiene un bed and breakfast. Se llama Secret Graden, curiosamente el título del CD con música que me regaló Blanche al despedirme en Pekín. Cenamos y escuchamos la música zen.

21/01 El día amanece fresco así que hice bien en hacer ayer el paseo en barco. Veo la iglesia de Onuka, una de las más antiguas de NZ, de mitad del XIX. En las antípodas hay otra medida de la Historia. También me enteró que NZ pudo haber sido una colonia francesa en vez de inglesa. Habían llegado colonos franceses y un mes antes de que llegara su flota los barcos británicos ocuparon la isla y alzaron la Union Jack. Los colones se hicieron ingleses pero conservaron sus apellidos y costumbres que aún perviven en Akaroa. Ese mismo día visito Giant's House, una casa y jardín, llena de esculturas hechas a base de mosaicos en un estilo mezcla de Gaudí y Dalí. Es como un Parc Güell al otro extremo del mundo. Colorido y espectacular. Me gusta mucho. Un mix de jardinería y artes plásticas. La artista se llama Josie Martin. Para cenar sacamos un salmón al horno a una mesita en la playa y nos lo tomamos Erika y yo regado con un vino blanco de NZ, que también son muy buenos.

Impresiones de Nueva Zelanda: Un país que me recuerda mucho a Islandia y a aquel libro del premio Nobel islandés titulado "Gente Independiente". Amigables y divertidos. Todo muy bien organizado: transporte, alojamientos, senderos, informaciones turísticas...Un país con socialdemocracia desde los años 60. Voto de la mujer desde principios del siglo XX. Aluvión de inmigrantes de Europa y Asia que arrinconaron a la minoría Maorí. Escenario cinematográfico mundialmente conocido por Avatar o El Señor de los Anillos. Un país culto. Ambiente mochilero y planetario en las rutas turísticas. Ecologistas y defensores de la Naturaleza. Un país para volver y recorrer en autocaravana en grupo. Lástima que esté tan lejos.

23/01 De vuelta a Sydney paro dos noches. Día tranquilo. La biblioteca pública de King's Cross me ayuda a consultar las guías Lonely Planet y empezar a preparar mi recorrido por Sudamérica. También he decidido prolongar unos días mi estancia allí para no ir agobiado de tiempo. Ya he concretado con José Luis y Mariví que nos encontraremos en Chile o Argentina sobre el 4 de febrero. Gracias a Lonely Planet, la guía que me lleva. Un masaje tailandés me deja nuevo y una última visita en barco por la bahía me sirve de despedida de Australia.


CHILE

24/01 Vuelo de Sydney a Santiago de Chile. El más largo, doce horas. Como seguimos la curvatura terrestre y no el mapamundi deformado en los polos volamos cerca de la Antártida con el increíble espectáculo del sol de medianoche austral. Una línea naranja, al sur, sobre el horizonte que no desaparece en toda la noche. LLegamos a Santiago y otra sorpresa. He salido de Australia a las once de la mañana del 24 de enero, he volado doce horas y llego a Chile a las once de la mañana ¡del mismo 24 de enero!. Lo que es pasar la línea internacional de cambio de fecha en dirección este. La pantalla del avión me sirve para ver mi recorrido a través de Chile, Argentina y Brasil con los mapas que proporciona. Me siento todo un navegante. Una vez en Santiago me instalo en el hotel París, recomendación de Fabian y Marilín. Y me entero que por un euro dan 700 pesos chilenos. De nuevo los ceros a la derecha.

25/01 El hotel París bien, cómodo y buen precio, individual a 27 dólares la noche, con desayuno. Me voy con transporte público a Isla Negra, la casa de Pablo Neruda junto al Pacífico. Me mojo los pies para simbolizar el viaje que unirá los dos océanos. El Pacífico inmenso, íntimo, sugerente,... el cielo gris se confunde con el mar en el horizonte. Al otro lado a miles de kilómetros está Nueva Zelanda. Siento un escalofrío... hace unos días estaba allí. Para venir a Isla Negra autobuses Andrade desde la estación central de Santiago. No apuntarse a un circuito, más caro y menos tiempo en la casa del Poeta.

26/01 Me apunto a un circuito urbano por Santiago. Pagas la voluntad. Se llaman Free Tours y con este u otros nombres están por muchas ciudades europeas y americanas. El guía nos va contando historias, anécdotas, chistes y comentarios. Estilo colonial, influencia francesa y la emoción de ver el Palacio de la Moneda y leer las últimas palabras de Salvador Allende. En el parque Forestal los guardaparque han construido un hogar para los perros abandonados, un problema serio en Chile. También me entero que el concepto de propina es diferente. En Chile es con lo que se paga el servicio y la piden, incluso a veces de forma un poco agresiva.

27/01 En la estación central de autobuses de Santiago tomo "El Rápido Internacional" con destino a Uspallata en Argentina. Cruce de los Andes, el recorrido paisajístico mejor que he hecho hasta ahora. Montañas áridas y descarnadas, colores marrones y grises, zigzags y virajes continuos. Subimos a los 3.200 metros del Paso Libertadores. Frontera argentina y lento paso de la aduana. En Chile y en Argentina hay mucho control de equipajes al pasar la frontera. No puedes pasar comida ni bebida ni artesanía de madera sin certificado de sanidad.


ARGENTINA

28/01 Me despierto en el hostel "Samadi" en Uspallata que es un termino budista que quiere decir "práctica espiritual y estado de trance". Barato, con alberguero medio budista y buenas vibraciones. 14 dólares la noche en colectivo y con desayuno. Allí me recomienda una agencia que se llama Desnivel y hago el circuito hacia el Aconcagua. Otra moneda: 1 euro son 9,8 pesos argentinos al cambio oficial. En el circuito el conductor, buen conocedor de la historia sanmartiniana, nos va explicando. Vemos el Puente del Inca, originado por la acción dela agua termal sobre un puente de hielo. Subimos al paso del Cristo Redentor, con su inmensa imagen, a 4.200 metros. Glaciares por el lado chileno (Los Leones) y el argentino (Tolosa). Hasta asoma el Aconcagua que es 100% argentino. Volvemos y entramos con un corto paseo a la laguna Horcones a 2.400 metros desde la que se ve la inmensa mole del Aconcagua, el centinela de roca en quechua, que se eleva a 6.962 metros y que es la cumbre más alta del hemisferio sur. Una pirámide defendida por glaciares en medio de un desierto quebrado y rocoso.

29/01 Mañana en el hostel Samadi planificando la ruta por Sudamérica. Tienen guías de viaje en su biblioteca. Con las informaciones que me ha enviado Pepe Cabezas me animo a ir al desierto de Atacama después de dejar a José Luis y Marivi que vuelven el 12 de febrero. También escribo a SERVAS del Noroeste de Argentina así que más o menos se configura una línea del Pacífico al Atlántico siguiendo el Trópico de Capricornio. Por la tarde hago una ruta al Cerro de los Siete Colores. El paisaje es monegrino pero con mayores desniveles entre las gargantas y los cerros.

30/01 Hago un alto en Mendoza camino de San Juan. Allí hace mucho calor, como en Zaragoza en agosto. Me apuntaré a una ruta que incluye la visita a una bodega que se llama Merced del Estero. Allí conozco a María y Constanza, docentes de educación especial, porteñas, que nos haremos amigos en facebook. ES un medio interesante para conservar el contacto con personas que conoces y saber de ellas. Precisamente a la amiga que voy a ver en San Juan la conocí por este medio.

02/02 Veo a Nancy por la mañana y a otra amiga que conocí en el viaje anterior, Margarita. Buena gente. Antes en el hotel a eso de las ocho cuando preparaba la mochila he sentido moverse la cama en la que estaba sentado. Luego me he enterado que ha sido un temblor de tierra, de magnitud 6,2, con el epicentro situado a 200 kms de distancia. En San Juan están acostumbrados. En el desayuno no han comentado nada. He experimentado que es el círculo de fuego del Pacífico.

04/02 Escribo mientras navego en el barco "Modesta Victoria" por el lago Nahuel Huapi, camino del PN del Bosque de los Arrayanes. He salido de Bariloche a donde llegué desde Mendoza en autobús nocturno ayer. Una opción que utilizaré más veces. Son butacas reclinables, a veces incluye cena y desayuno, una almohada y una mantita, en fin no duermes mucho pero es descansado. Es la tercera vez que visito el PN de los Arrayanes. Recuerdo a Victoria, Pepe y Pascual con los que estuve antes por aquí. ES uno de los pocos sitios que he repetido en Chile y Argentina. Además cada vez he llegado por una ruta diferente. Un lugar sugerente y encantador. A la vuelta paramos en Isla Victoria y nuestra guía, Mirta, nos hace un recorrido por un sendero de naturaleza. La historia de Bariloche y la isla, la explotación forestal hasta los años 30, la reforestación posterior, las especies autóctonas (cohiue, araucaria, arrayán y ciprés andino), las especies traídas de fuera (sequoias, pinos, eucaliptus),... Es ameno. También nos cuenta la posibilidad de trabajar como voluntario en los parques nacionales argentinos a cambio del alojamiento. Opciones para viajar sin prisa y con poco dinero. La excursión me ha costado 750 pesos. El barco lleva haciendo recorridos turísticos por el lago desde 1939. Todo un veterano.


CHILE otra vez

05/02 Cruzo de nuevo los Andes por el paso Cardenal Samoré, completamente diferente del Aconcagua. Es mucho más bajo (1.300 metros) y está cubierto de bosque. Hace tres años hubo un volcán activo en esta parte y aún se ven árboles sin hojas quemados por la ceniza. Fue un problema porque las cenizas alcanzaron varios centímetros de altura y hubo que limpiar a fondo, El esfuerzo valió la pena y el último pueblo argentino, Villa la Angostura, sigue mostrando su paisaje suizo. Paso de aduana lento como todos entre Argentina y Chile y llegada al final del día a Puerto Varas. Me instalo en el hostel y ya de noche encuentro a José Luis y Mariví. José Luis mi amigo de la infancia con quien tenía largas conversaciones a los 10 años y que ahora reencuentro en Chile a los 60. Quién me iba a decir a mí!

06/02 Día de intercambio viajero. Ellos vienen de Torres del Paine y han hecho el trekking llamado "W". Nos contamos los viajes. Planeamos los días siguientes y hacemos una excursión a Frutillar, a orillas del lago Llanquihue, inmenso, más de 30 kms de largo, con la espectacular visión del piramidal volcán Osorno al fondo. Con 2.700 conserva bastante nieve en el cráter. Estamos en la Región de los Lagos y los volcanes. Como la tarde ha mejorado la gente pasea a las orillas del lago. Imagen playera de tierra adentro. Acabamos con una cena en el hostel regada, como no, por vino sanjuanino.

07/02 Nos hemos apuntado a un tour a Chiloé, 10.000 pesos chilenos, y escribo en el transbordador que nos cruza desde el continente. La brisa del mar aconseja guardar refugio en el alón de pasajeros. Colores grises plateados del agua y del cielo que se confunden en el horizonte. Nuestro guía, Adolfo, es un escalente comunicador. Nos va contando mientras visitamos Ancud, Castro y Dalcahue. Conocemos a María y Sergio que también están dando la vuelta al mundo pero ellos salieron de Nueva Zelanda que es donde viven. Buena comida en un restaurante rural y curiosa visita aun bosque/museo al aire libre de la mitología de la isla. Tomo buena nota de todo porque en este lugar empezará la nivela de tema histórico que quiero escribir. Ya no digo nada más.

08/02 Tomamos el coche alquilado, el primero en mi largo viaje y vamos haciendo recorrido hacia el norte, un poco sin rumbo fijo. Vemos los saltos de Petrohue, el lago de Todos los Santos, la estación de esquí del volcán Osorno... bueno esta última no la vemos debido a la niebla. Lástima porque desde donde hemos subido debe haber buenas vistas. Los caminos no muy bien señalizados y el mapa en el que no salen todas las carreteras nos llevan a Puerto Octay, un pueblo de origen alemán. Hospedaje los Lagos, 12.000 pesos, triple con desayuno. El tiempo aquí parece que se hubiera detenido en los 70. Agradable e intimista. Después de una excelente cena brindamos con pisco sour.

09/02 Después de un excelente desayuno casero salimos hacia el norte. Paramos en Aguas Calientes, un balneario con sus pozones de agua caliente que me recuerda a Arnedillo. Pasamos por Entrelagos y seguimos una llanura al norte que de vez en cuando es abruptamente cortada por profundos tajos por donde bajan ríos desde los glaciares. El fondo de estos tajos es un impresionante reducto de selva valdiviana. Antes de llegar a Villarrica encontramos un camping en el que queda una cabaña libre- Estamos junto a Licon Ray. Bonito lugar. cena de supermercado de camping y merecido descanso, sobre todo para José Luis, el conductor.

10/02 José Luis y Marivi se van a hacer un trekking al parque nacional de Hue y yo me quedo en las termas de Liucara. Un lugar humilde y acogedor. Como y tengo una charrada con los que llevan el bar. Les cuento hasta de la tienda de mis padres. Después viaje hasta Temuco, dejar el coche de alquiler y autobús nocturno a Valparaíso.

11/02 Llegada mañanera e instalación en el hostel Acuarela, en Cerro Alegre, un sitio agradable, acogedor con buen ambiente y con buen precio. Este lo encontramos al azar, sin Booking. Vamos a visitar la Sebastiana, la casa museo de Pablo Neruda. Valparaíso me enamora. 42 cerros mirando al mar, casas pintadas con murales, escaleras, pendientes y elevadores, marcha nocturna y ambiente acogedor. Hacemos una visita guiada, con Be Life, amena e interesante. Nos cuenta el guía que hay un concurso literario de describir la ciudad en cien palabras y nos lee uno de los relatos ganadores. Me gusta y me lo tomo como un desafío. Ese mismo día escribo mi relato en cien palabras, ni una más ni una menos y lo comparto con las amistades en la red. Por la tarde vamos a Viña del Mar, el Miami de Sudamérica. Me quedo con Valparaíso.

13/02 Nos despedimos en Santiago y me voy a visitar el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos. Me emociona y me hace saltar la lágrima en alguna ocasión. Los hechos del 73 que recordaba haberlos conocido con 19 años. Oigo canciones que ayudaron a configurar mi compromiso social en mi juventud. Historias familiares de desaparecidos, como en nuestra guerra incivil, los esfuerzos de los que trabajan la Memoria Histórica, mi pertenencia de años a Amnistía Internacional, mis convicciones del respeto a los derechos humanos,... Una visita interesante y recomendable. El museo se abrió en 2010 no exento de polémica en la dividida sociedad chilena.

14/02 Día de los Enamorados. Yo me he enamorado de Valparaíso. Así que pongo aquí mi relato. Una ciudad que me ha enamorado. Colorida y colorista, bohemia y crápula, rompepiernas, resistente, hogar de gatos y perros, casa del poeta, espejo del Pacífico, con sus 42 cerros poniéndose unos encima de los otros para atisbar el mar. Entre Temuco y Antofagasta, haciendo de punto de equilibrio en la pértiga chilena, entre la cordillera y el océano, entre tu corazón y el mío. Sabor que mezcla el trolebús de mi infancia y el airbús de mi madurez. Mi vuelta al mundo tenía que pasar por aquí para que fuera completa. Para que fuera redonda. Y así ha sido, Valpo.

17/02 Nocturno a Antofagasta y un segundo autobús con más guiris que chilenos hasta San Pedro de Atacama. Vuelve a aparecer el paisaje del desierto que no veía desde Jordania. Sólo que aquí el desierto está a 3.000 metros de altura rodeado por volcanes nevados que alcanzan los 6.000. Pueblo de casitas pequeñas, que me recuerda al Marruecos de hace muchos años. Un estilo arquitectónico muy bien conjuntado en el que ningún edificio desentona. Una acequia con agua por enmedio del pueblo nos recuerda que esto es un oasis. Estoy en el hostel Tatais que quiere decir amigos y la verdad es que es amistoso. Allí me gestionan los recorridos de los días siguientes por 60.000 pesos. El primero es un recorrido por el Valle de la Luna con visión de la puesta de sol en la roca del Coyote. Paisaje desértico, salino, con gargantas, cuevas, dunas, manchas brillantes de sal en la roca y los volcanes al fondo. Paulina, porteña de Valparaíso, es la guía y nos hace pasar un buen rato. Con mis compañeros de tour aprendo una canción: Ula E.

18/02 Hoy voy a las lagunas altiplánicas y al salar de Atacama. Veo los flamencos rosas y las lagunas Miscanti y Miñiques situadas a 4.200 metros. Conozco algunas plantas como la ricarrica y el coirón o asiento de suegra. Visito el museo Arqueológico que recoge el interesante trabajo de investigación de un jesuita belga, Gustavo Le Paige que consagró su vida a Atacama.

19/02 Hoy visita a un lugar espectacular, el campo de géiseres o fumarolas del Tatío. Subimos antes de amanecer a 4.200 metros. Allí, aterido por el frío a -4º y atontado por el mal de altura, caminas entre fumarolas de vapor de agua que surgen de la tierra a una temperatura tan alta que si los tocas te quemas. Algo así debió ser la visión del Infierno de Dante. Luego sale el sol y el desayuno caliente nos reanima. Lo llevan en las furgonetas y nos lo sirven allí mismo. De vuelta vemos vicuñas, los camélidos de Sudamérica, que viven por encima de los cuatro mil. A la tarde me doy un baño termal en Puritama. Sitio curioso. En medio del desierto se abra una quebrada y por su fondo discurre un río con manantiales de agua caliente. Han habilitado unas balsas para el baño termal colectivo. A la noche aún me queda tiempo para una observación astronómica: La Cruz del Sur, las Nubes de Magallanes, la Vía Láctea, Sirio, Júpiter y cuatro de sus satélites,... Disfruto del cielo de Atacama que dicen que es el más limpio del planeta. Por eso se han instalado aquí los grandes radiotelescopios para explorar el Universo.


ARGENTINA otra vez

21/02 Por el Paso Jama a 4.000 metros vuelvo a entrar en Argentina. Otra vez la lenta aduana. Más de dos horas haciendo fila. Reflexiones en voz alta sobre la inutilidad de las fronteras. Viajen paisajístico otra vez cruzando los Andes. seis miles altivos nevados, algunos de ellos volcanes activos, salineras inmensas como espejos blancos, quebradas profundas e impresionantes, sol, niebla, lluvia, cactus altos como fantasmas, pueblos de arquitectura original,... Me instalo en San Salvador de Jujuy, hostel Jujuy, alojamiento familiar- Parece un grito de guerra ¡Jujuyyy!. Jujuy se conoce, igual que Cadiz, como "Tacita de Plata". Zona peatonal animada. En el hostel me gestionan las salidas de los días siguientes.

22/02 Voy a Purmamarca y a la Pucará de Tilcara, ruinas de un poblado preincaico. Visito la Quebrada de Humahuaca, motivo de lectura escolar hace unos años cuando volví a la Primaria y que ahora están terminando un colorido Carnaval. Un diablo me pide para el del año siguiente y le doy un donativo. Como llama "al roquefort" y pudín de quinoa. Adrián es nuestro guía, preparado y documentado. Le gusta el territorio que enseña. Al día siguiente, de nuevo con él, voy a las Salinas Grandes, un espejo blanco de 5x50 kms. Paso otra vez por Purmamarca y hago un paseo alrededor del Cerro de los Siete Colores. El segundo con ese nombre que veo en Argentina.

24/02 Salgo de Jujuy hacia Libertador General San Martín. En el desayuno cuento mi viaje a Mery, chilena, a la que haré llegar la crónica. Encuentro SERVAS en Libertador General San Martín. Allí me reciben Sebastian y Sol. Encantadores y acogedores. Por el camino el paisaje ha cambiado radicalmente en unos kms. Verde, árboles, huertos, campos de caña de azúcar, charcos, ríos de color gris. Estoy en Las Yungas. Otro paisaje. Ceno y charrada con Sol y Sebastian que me proponen que visite Calilegua al día siguiente.

25/02 Subo en un micro a San Francisco, un pueblo pequeño en el entorno del parque nacional de Calilegua. Siguiendo el consejo de mis anfitriones como en Tía Carola, restaurante popular regentado por Lucy que ha sido maestra y directora de escuela. Confidencias docentes. A la noche vamos a casa de la madre de Sol, que la abuela cumple 92 años. Agradable encuentro familiar. Me siento una más. Conozco a un médico de Tucumán, Miguel Tortosa, a quien también prometo enviarle la crónica viajera. Hemos ido a cenar a otra ciudad, General Güemes, a 100 kms. y volvemos al acabar. Argentina es muy grande, esta distancia para nosotros es pequeña. Despedida. Ha sido un encuentro breve pero intenso. Les deseo suerte en su viaje a Bolivia dónde van a ir en un par de días.

27/02 He venido a Cafayate, vía Salta, y me alojo en un hostel de nombre monegrino "Lo de Peñalba". Cafayate: geología, enología y energía. Aquí brindo con vino blanco Torrontés. Como no, visito el museo del Vino. Levanta el ánimo, como la bebida. Dos secciones dedicadas una a la uva y otra al vino. Iluminación tenue, imágenes sugerentes, poesía en los textos y música de fondo hacen que la visita sea un imperio de los sentidos. Muy recomendable. También es interesante el Paseo de los Murales por las calles del pueblo. Me apunto a la tarde a un circuito por el desfiladero de la Quebrada de la Conchas. Paisaje estepario. Un lugar con desfiladero llamado el anfiteatro que me recuerda a la lejana Petra.

01/03 Cuatro meses y medio y final del viaje a la vista. Poco a poco voy pensando más en la vuelta, Noticias que van desde la crecida del Ebro a las municipales en el valle de Benasque. Nuevo viaje a la vista pero éste de otro estilo. En Salta llego a tiempo de visitar el Museo de Arqueología de Alta Montaña que conserva las momias de los niños que sacrificaban en los volcanes en los rituales incaicos. Como los volcanes con sus neveros permanentes proporcionaban el agua a las zonas semidesérticas hacían sacrificios humanos a los que consideraban dioses. Las momias se encontraron a 6.700 metros de altura por arqueólogos con equipo de alta montaña. Curiosamente hace 600 años también las grandes cumbres tenían su atractivo pero por otros motivos.

Impresiones de Chile y Argentina: Países mellizos. Los golpes militares, especialmente en Chile. La represión. La memoria histórica. La sociedad dividida. El referéndum chileno del 89 dijo No a la dictadura con el 60% de los votos. Me dicen que en las reuniones familiares no se habla de política. La guerra de las Malvinas en Argentina. Las privatizaciones de sanidad, educación o pensiones en Chile. La crisis económica de Argentina; el "corralito" y sus consecuencias. La economía de trueque y su desarrollo como respuesta. El proceso de independencia de ambos países en 1810. La utopía de los libertadores de unos Estados Unidos de América del Sur. Bolívar y San Martín. El monocultivo del cobre en Chile. El salitre en el pasado. El litio en el futuro. Los planes sociales del peronismo. Visiones críticas. Las variedades del español. La música en el corazón: Víctor Jara, Quilapayún. Puerto Montt, Santa María de Iquique,...En el corazón de mis 20 años de edad.


BRASIL

04/03 Por fin Iguazú. Después del desierto más árido de la Tierra (Atacama) voy a visitar las cataratas más caudalosas. Estoy en el lado brasileño que permite una visión panorámica sobre el lado argentino. Ayer me apunté al paseo a la luz de la Luna llena precisamente por el lado argentino. Hubo tormenta a la tarde y fue cancelada. Me quedé con las ganas. Hoy he pasado la frontera y me acerco desde aquí. Es la tercera vez que vengo a Iguazú. Otra vez el recuerdo de Victoria, Pepe y Pascual mis compañeros de viaje las otras veces. Un desnivel de 80 metros y un frente fluvial de 3 kms. originan un total de 275 saltos de agua. Vegetación tropical, roca rojiza y saltos espumeantes. Hoy ha llovido y veo hasta un arcoiris. El rugido vertical. Después voy a la estación de autobuses de Foz de Iguazú, ya en Brasil. Otro nocturno, que será el último de este viaje hasta Florianopolis, junto al Océano Atlántico.

06/03 Estoy en Canasvieiras, frente al océano. Aquí estoy con Rocío y su novio brasileño, Kleber. Conocí a Rocío en Arequipa, Perú, en un viaje en el 2012 y gracias al facebook hemos mantenido el contacto y he venido aquí. Me ha sugerido el hostel Canasvieiras, 40 reals la noche, con desayuno excelente y personal amable. La última moneda del viaje, el real. Ella está afincada temporalmente aquí. Se ha vuelto como las cataratas, medio argentina, medio brasileña. Trabaja vendiendo paseos en los barcos piratas (la atracción estrella de Florianopolis) y como a ellos le gusta vivir al lado del mar. Me llevan a una playa llamad Joaquina donde me doy un baño en el Atlántico. Recordando Isla Negra siento que he hermanado los dos océanos. Doy un paseo, cortesía de ella, en el barco pirata "Corsario Negro". Entretenido. El guía Sebastian y los "piratas" crean una buena dinámica. Humor, baile, explicaciones, gritos piratas,... todo contribuye a crear en el grupo de turistas desconocidos un ambiente de tripulación. Durante cinco horas me siento pirata y recuerdo un estribillo "la vida pirata la vida mejor": También tengo una inspiración literaria con El Pirata Cojo de Sabina.

07/03 Ayer acabamos cenando en el Canto del Gaúcho (atención, en brasileño lleva acento) con Rocío, Kleber y una amiga de ellos, Sandra, una simpática uruguaya. El cantante, Salvador, al acabar el recital comparte nuestra mesa. Hoy me voy a una playa cercana, Lagoinha de Punta Canas. Como un calamar empanado en crema de leche con jamón, pepino y palmitos. Otro país, otra gastronomía. Como ya no tengo tiempo para más autobuses nocturnos compro un billete de avión para Río de Janeiro. Me despido de Rocío, ya amiga real, y me asesora a comprar unas cangas (pareos) para mis sobrinas del diseñador Romero Britto que se hizo famoso por crear unas toallas para Bill Clinton.

09/03 Ayer llegué y me instalé en el albergue Copa, junto a la playa de Copacabana. Me apunto hoy a un tour de tarde noche que suben a los dos cerros de la ciudad. El Corcovado (700 metros) y el Pan de Azucar (400). Resulta espectacular ver la ciudad con sus playas, bahías, lagunas, edificios, parques y nubes colgando por encima, pegadas a los cerros. No he visto nada más espectacular en el viaje. Hong Kong tiene un pico enmedio de la ciudad pero los rascacielos se comen el paisaje. Además en Río puedes tener una doble perspectiva y ver cada cerro desde el otro. La panorámica "doble de 360º" es absolutamente increíble. A la hora que estamos en el Pan de Azucar se empieza a hacer de noche y las luces de la ciudad añaden un nuevo encanto. En el camino de uno al otro hemos pasado por el barrio de Santa Teresa y la escalera Selarón que recuerda a Valparaíso con sus placas de cerámica de mil colores.

11/03 Final del viaje. Aterrizo en Madrid después de diez horas de vuelo sobre el Atlántico, rumbo noreste. Pido permiso a los pilotos para hacer una foto de la cabina del Airbús. Le cuento al capitán mi viaje y me felicita doblemente; por haberme regalado este premio de jubilación y por haberlo hecho. Es como la reválida de la superación del miedo a volar. Hago cálculos: 11 países, 145 días, la mitad del tiempo acompañado y la mitad solo. He hecho nuevas amistades. He mantenido el contacto con las de antes. ¡Lo he hecho! ¡He superado el desafío! ¡He vencido al miedo y la rutina!

 

A MODO DE RESUMEN: LA DEL PIRATA COJO

Es una canción que me gusta y no sé si por eso o porque he estado al final del viaje con los piratas me inspira para hacer un cambio en la letra y contar mi viaje. Será el guión de la presentación audiovisual. Cambio parte de la canción, la que habla de personas y lugares de todo el mundo y la dejo así:

Corsario en Canasvieiras, parapentista en Queenstown, turista en Kathmandu
Delfín en Akaroa, gobernador en Petra, guardaparque en Mount Cook
Anarquista en Sodoma, deportado en Australia, sultán en un harén
Policía ni en broma, lanchero en el Pacífico, artesano en Phnom Penh
Maestro en Cerro Alegre, autobusero en Valpo, taxista en Ho Chi Minh
El más chulo del pueblo, amigos por el mundo, cocinero en Pekín
Confesor de Leticia, corresponsal en Río, vinatero en San Juan
Comunista en Santiago, ahogado en el Titanic, ojeador en Chitwan


Billarista a tres bandas, insumiso en el Cielo, dueño de un cabaret
Pasajero en tu vida, vendedor en la playa, pianista en un burdel
Arqueólogo en Camboya, diablo en Humahuaca, líder en Dien Bien Phu
Polizón en tu cama, piloto de aeronave, balsero en Iguazú
Hospitalidad SERVAS, viajero sin maletas, conservado en alcohol
Willy Fogg por el mundo, suicida en Pico Mitre, guapo en un culebrón
Morfinómano en China, buscador de oro en Greymouth, masajista en Hong Kong
Pescador en Pokhara, pastor en Atacama, Nochevieja bailón


Huesca, 30 de marzo de 2015
Gabriel López Navarro
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Facebook

Instagram

Encuentro Ibérico 2016, Portugal-España

Una foto publicada por Servas Spain (@servas_esp) el

Miembros Servas

Anfitrión - Host Guías - Day Hosts Viajeros - Travellers Hosters

Cómo hacerse miembro

Información, procesos y documentación necesarios para incorporarse a Servas España como socio.

Historia

Origen y fundación de Servas Internacional.