...

CAMBOYA Gabi camboya

10/11 Después de una noche sin dormir en el aeropuerto de Bangkok empieza el que va a ser "el día más largo" del viaje. Primero me paso casi dos horas esperando a Joana en las llegadas internacionales. Hay varias puertas de salida y no la veo. Se me ocurre desconectar los datos del teléfono y la llamo. Al fin, nos encontramos. La llamada ha sido internacional estando a escasos 200 metros. Es complicado quedar en un gran aeropuerto.

Recomendación, quedar en el "meeting point" de las llegadas internacionales. Salimos hacia la frontera de Camboya y cogemos un taxi porque resulta que es más barato que el autobús.

El cruce de fronteras: Esta historia merece un capítulo aparte. Todo bien hasta llegar a la frontera camboyana, Poipet. Joana ya viene leída sobre ese sitio. Menos mal. Primero te llevan a agencias privadas, no a la aduana y allí intentan venderte el visado mucho más caro que la tarifa oficial. Insistiendo que no, el taxista te acaba tirando en la aduana tailandesa y allí te sellan la salida. Pasas el puente de la Amistad, tierra de nadie llena de gente ofreciéndote todo tipo de cosas. Llegas a la aduana camboyana y allí hay que hacer el visado. Te piden 30 dólares USA y una foto. Además, sin inmutarse ninguno de los seis policías que hay allí, te piden una "propina" de 300 baths, moneda tailandesa, cantidad equivalente a unos 10 euros. Aunque les señalamos el cartel oficial insisten y hay que dárselo para pasar. Caras de poner. Pasamos y al otro lado de la aduana nos dicen que hay un autobús gratuito a la estación de autobuses. Vamos y nos llevan a 20 kms a un descampado con una caseta de una única compañía y una única ventanilla de cambio. Precios abusivos como comprobaremos en los días siguientes. Ya estamos camino de Siem Reap y de pronto una parada en la noche. El chofer desparece y nos dicen que si queremos cenar. No nos da la gana y allí nos tienen más de dos horas. Insistimos, malas caras, aparece el chofer con síntomas de haber bebido y seguimos. En Siem Reap nos deja en un descampado donde acuden sus amigos taxistas y otra vez piden cantidades astronómicas. Nos vamos por el callejón que hemos venido y en un hotel de lujo que vemos nos atienden amablemente, al fin, llaman un tuk tuk y acabamos en nuestro hotel. Casi no nos lo creemos. A dormir. Recomendación para aligerar este viaje; coger autobús directo desde Bangkok (estación de autobuses) a Siem Reap. Tienes que pasar la aduana pero te evitas el resto de los inconvenientes.

12/11 Visita a los templos de Angkor, motivo por el que hemos venido aquí. Restos de una ciudad inmensa. En el siglo XIV cuando Londres tenía 60.000 habitantes y era la ciudad más grande de Europa, Angkor, capital del imperio Jemer, tenía un millón. Que poco sabemos del mundo fuera de nuestro continente. Como dice la guía vamos a ver el amanecer. Varios recintos amurallados de los siglos XI a XIV. Una ciudad hinduista, Angkor Wat y otra budista, Angkor Thon. Esta última un cuadrado amurallado de 3 kms de lado. En la segunda impresiona el conjunto del Bayón (como en la canción de "ya viene el negro zumbón") un complejo fortaleza de color negro en medio de la vegetación. Hay muchos más templos de todas las formas y estilos. Hablo con una de las guardas que nos oferta el tuk tuk de su hermano (isocarros de transporte con motor) y me habla de sus condiciones laborales. 100 dólares USA al mes y jornada de 11 horas, un día sí y otro no. El Bayón tiene una numerología basado en el 54 (las provincias del Imperio Jemer) y es un laberinto de piedra negra, tallada con cientos de caras que te miran desafiantes a ver si sabes encontrar la salida.

13/11 Desayuno y cambio de hotel. Vamos a otro más céntrico, más barato y a poco que se enrollen, más amables. Segunda visita a los templos. La entrada de los templos para tres días cuesta como la de dos, 40 dólares USA. Atención, hay que pagar cash. En la visita del segundo día nos sorprende la lluvia, torrencial y repentina. Nos podemos imaginar como es esto en la temporada de los monzones. La lluvia hace salir aromas de la tierra y el color verde se vuelve más alegre. Contraste entre la piedra negra y la vegetación. Los árboles surgen de la tierra y rodean los muros. Es como si la selva reclamara de nuevo su espacio. La imagen es onírica e impresionante. El templo se llama Ta Prohm. El escenario a medio camino entre Avatar y Tomb Raider. La visita a Angkor de tres días, entre la entrada al conjunto arquitectónico, la del museo (vale la pena) y los tuk tuks (regateando) nos ha salido por 76 dólares USA.

17/11 He tardado en escribir porque el cuadernito ha necesitado un remiendo con el agua que le cayó. Ahora lo llevaré siempre envuelto en una bolsa de plástico. Siem Reap es una ciudad turística, casi parece de otro país. Desde allí hemos ido a Battambang. El tren de bambú la primera tarde y los templos de Banan, del que me gusta su gran escalera y Sapou. Nos quedamos en el hotel Chaya, barato, 5 euros la habitación. Un excelente restaurante, Battambang Town, con especialidades locales y hasta una peluquería para cortarme el pelo que ya es hora.

18/11 Estamos en Kompong Chan, como diríamos en inglés "off the beaten track". Visitamos un pueblo flotante que me recuerda a Iquitos en Perú, se llama Phoum Kendal. Nos pasea una barquera con el remo en una mano y el móvil en la otra. Tapada la cara y con un buen sombrero para protegerse del sol. Había planeado Joana ir desde allí en barco por el río a Phnom Penh (la capital de nombre impronunciable) pero en temporada seca no debe haber barcos. Y he dicho "no debe" porque como casi nadie habla inglés no nos aclaramos. Y eso que estamos en el embarcadero.

19/11 Llegamos en microbus local a Phnom Penh y empezamos a ensayar el sistema de buscar hotel que seguiremos en Vietnam. Yo me quedo con los equipajes y Joana parte a buscar hotel. Ve la habitación, regatea, mira otros y vuelve siempre con una buena oferta. Y más barato que el Booking. Yo aprovecho para leer que dice la Lonely Planet sobre el lugar. Visitamos el Palacio Real, con mucho oro, plata y lujo. Después el Museo con sus esculturas de la época Jemer; vamos al bar que se llama "Club de los corresponsales extranjeros" y cenamos en un restaurante, junto al río, llamado Titanic. Sobrecena con fondo de luces sobre el Mekong. En el hotel, Lucky Guesthouse, nos gestionan el visado de Vietnam, por 61 dólares USA, dejando el pasaporte 24 horas. Más fácil de lo que esperábamos y de hacerlo a través del Consulado. También iremos a un espectáculo de teatro y danza camboyanas. Es la despedida de Camboya. Excelente sesión de teatro, entrada 14 dólares USA, un grupo de una escuela de teatro nos representa el choque cultural entre el medio rural tradicional y el urbano más moderno. Buena despedida, mejor que la llegada.

Impresiones de Camboya: La gente amable pero hay dificultad para comunicar en inglés salvo con los que trabajan para los turistas. Diferencia social acusada entre ricos y pobres. Siem Reap al tener los templos de Angkor tiene un nivel de vida más alto que el resto. Turismo en alza. Economía basad en el textil. Salario mínimo de 90 dólares USA al mes y jornadas laborales interminables. Manifestaciones con muertos en diciembre de 2013 pidiendo un salario mínimo de 120 dólares (!). Historia reciente convulsa. Genocidio de los Jémeres rojos en los 70 con el juicio a los culpables aún pendiente. Conflictos históricos con Vietnam y Tailandia. Influencia de la ocupación francesa. Un personaje curioso: Norodhon Sihanuk, el rey que abdicó y fue luego elegido presidente del gobierno. Uno de los impulsores del movimiento de los países no alineados en los 60.


VIETNAM

21/11 Vietnam me recibe con la segunda diarrea, que parece que me ha venido del restaurante Titanic. Nombre gafado. Llego a Ho Chi Minh, antigua Saigon, y necesito un día para recuperarme. La moneda es el dong, 1 euro son 20.600 dongs, así que a poner ceros en la calculadora. Sale mejor utilizar el dong que el dolar,al contrario que en Camboya. Visitamos el Palacio de la Reunificación, que fue sede del gobierno proamericano hasta 1975. El Vietcong ocupó todo el país poco tiempo después de la retirada norteamericana. No pudieron ocupar el territorio, bombardearon y arruinaron la economía y se retiraron dejando un escenario caótico a la espalda. ¿La Historia se repite? Parece que sí. La impresión es positiva, más limpio y organizado que Camboya. Aquí no hay tuk tuks y los taxis llevan taxímetro. Los parque al caer la noche se transforman en pistas de baile, campos de deporte y zona de juegos infantiles.

22/11 Visita por Ho Chi Minh. La Pagoda del emperador de Jade. De una congregación cantonesa. Mucha gente, ofrendas, humo, velas, ambiente de recogimiento, estatuas de papel maché, ... un oasis en medio del tráfico de la ciudad. Aquí mucha gente también lleva mascarillas. Antes hemos visitado el templo católico de Notre Dame, del siglo XIX, imitando el de París. Símbolos de la ocupación francesa. Celebración de boda. El novio dando un salto para la foto se rompe el pantalón. Le hacemos fotos todos los que estamos por allí además de la familia. En el edificio de Correos vemos el primer gran retrato de Ho Chi Minh, líder de la independencia y la reunificación de Vietnam.

24/11 De nuevo fuera del camino trillado. Llegamos en nocturno o “sleep bus” a Ca Mau, la ciudad más al sur. Difícil dormir entre la música alta y el aire acondicionado fuerte. Estamos una noche, la gente es amable y atenta pero casi nadie habla inglés. Imposible entenderse. Esto y las diferentes costumbres y hábitos hacen que cosas en apariencia sencillas sean de una dificultad incomprensible. Es agotador. La ciudad no es turística y ni siquiera la menciona la edición que llevo de la Lonely Planet. Desde allí nos desplazamos a Can Tho, junto al río Mekong, para ver los mercados flotantes.

25/11 Desde Can Tho visitamos los mercados flotantes de Cai Rang (grande) y Phomg Dien (pequeño). la tarde anterior hemos negociado el precio con el patrón, 650.000 dongs, 2 personas, 7 horas, salida a las 5.30 am. Todo escrito y firmado en un papel, la primera vez en todo el viaje. Además de los mercados hemos visto un taller artesanal de preparación de los tallarines de arroz y un sendero botánico. Vemos un museo con imágenes de la historia de la guerra y con un mural dedicado a la Reunificación. Compramos el billete de bus para Chau Doc con una compañía recomendable que se llama Phuong Trang, puntual, cómoda y con servicio de "pick up and drop off" en los hoteles.

28/11 Amanece en la estación de autobuses de Saigon. Vamos al norte, camino de Da Nang. Nos esperan 22 horas de viaje. Atrás queda el recuerdo de Chau Doc y nuestro particular peregrinaje a la colina de Nui Sam, con sus templos y sus vistas del territorio del delta del Mekong. Vemos las zonas en las que viven las minorías católica y musulmana en un país budista y comunista. La gente es amable a pesar de no hablar inglés. Probamos el Kao, pescado de río que recuerda a la pescadilla. Ca Mau, Can Tho y Chau Doc, tres ciudades que no había oído antes en mi vida, que han conformado un triángulo de las Bermudas del delta del Mekong. Una visita aconsejable para conocer el Vietnam que no es turístico.

30/11 Estamos en Hoi An, la joyita de Vietnam, en el centro del país. Pueblo tranquilo, limpio, amigable, artesanal, turístico... bastante diferente a lo que hemos visto. Joana busca hotel a nuestro particular estilo. Hoi An es pequeño y se recorre andando. Hay un ticket válido para cinco atracciones que cuesta 120.000 dongs. Visita y callejeo nocturno. Relajante en medio de los puestos de artesanía. Hoy es el día que completo, más o menos, el primer tercio del viaje, Hoi An fue un importante centro comercial en el siglo XVII y eso enriqueció a la ciudad con un variado patrimonio artístico. Mucha variedad. Descanso en la pagoda cantonesa dedicada a Quan Cong, la diosa china del mar, pensando en mi próxima etapa, Hong Kong. Por la tarde sorpresa SERVAS. Quedamos con Tam en Da Nang y nos lleva a cenar a una casa de acogida de la ONG Care the People con la que trabajan ella y su marido. Compartimos cena, ceras y canciones con un grupo de niños y niñas de entre 6 y 12 años. Resulta interesante y agradable. Me voy con el compromiso interno de colaborar en el futuro con ellos.

01/12 LLueve torrencialmente toda la noche y menos mal que para mientras vamos andando a la parad de los autobuses. Volvemos a Da Nang y desde allí vamos a Hue. Nos instalamos en el hotel de la manera habitual y emprendemos la visita. Vemos la Pagoda del río Perfume (Thiem Mu) que además de su torre octogonal de siete pisos tiene un pasado en la Historia como foco de resistencia budista en los 60. De allí salio el monje budista que se inmoló a lo bonzo en Saigón para protestar contra el gobierno proamericano. Todavía recuerdo desde niño aquellas imágenes.

02/12 No visito la Ciudadela de Hue. Organizo mis cosas y planifico mis futuras etapas. Por un lado Blanche me ha propuesto que vaya con ella a Pekín, por otro lado Pilar, una amiga asturiana, me ha dado un contacto en Australia. Les escribí y me invitan a pasar unos días con ellos. El viaje se construye desde dentro del viaje. Desde aquí salimos camino de Dong Hoi y el parque nacional Phong Nha Ke Bang. Otros lugares nuevos y desconocidos. Joana ha preparado detalladamente la ruta por Vietnam.

05/12 Llegamos a Sapa, zona montañosa del norte, cerca de la frontera china. Atrás queda el recuerdo de la visita a Phong Nha, conjunto de ríos, cuevas y jungla. El mayor complejo kárstiko de Asia. Lugar de paso de la legendaria ruta Ho Chi Minh. Conocemos a un vietnamita, Le Trung, que nos orienta y acompaña para llegar. Como nos hacemos amigos en FB me irán llegando sus noticias, en vietnamita, a lo largo del viaje. Es en Sapa donde me llegan los resultados de CGT en las elecciones sindicales de la enseñanza pública en Aragón. Subir de 12 a 18 delegados. Comparto virtualmente la alegría.

06/12 Sapa debe ser muy bonito pero los dos días que estamos allí hay una espesa niebla que no permite ver a más de 50 metros. Casi el único sitio en todo el viaje que las condiciones meteorológicas adversas no me han permitido conocer. Una pena pero... alguno tenía que ser. En estos casos un buen hotel es una ayuda. El Riverside II Sapa Hotel resulta ser un hogar acogedor en medio de la niebla.

07/12 Autobús nocturno a Halong City. Nos informamos sobre los barcos en el puerto para ir a la bahía de Halong. Hoy hay mal tiempo. Decidimos volver a Hanoi y esperar un par de días que haya mejores previsiones. Internet como en tantas otras cosas nos proporciona la previsión para cada lugar a visitar. El norte de Vietnam nos está resultando menos amigable en lo referido al tiempo que el sur. Pero no olvidemos que este país tiene una gran longitud y esto implica diferencias en el clima.

08/12 Desayuno en el Backpackers Hostel con ambiente juvenil y mochilero. Estamos en otro hotel al lado que nos cuesta 200.000 dongs que parece que es el precio que se ha quedado como referente, unos 9 euros la habitación. Hanoi es una ciudad muy ambientada. Excelente comida como el atún al estilo de Hanoi. Visito el Templo de la Tortuga (Ngoc Son) con sus leyendas. Un lugar relajado en medio del tráfico de Hanoi. Aquí también mascarillas. Las ciudades de Asia muy contaminadas. Mientras regateamos en diferentes agencias el paseo de dos días en barco por la bahía de Halong.

09/12 Hoy, como en otras ocasiones, Joana y yo hacemos visitas cada uno a su marcha y luego quedamos al mediodía en un sitio, junto al Templo de la Literatura, dedicado a Confucio. He ido leyendo en Wikipedia sobre la guerra de Vietnam y me afloran a la memoria recuerdos de mi infancia cuando oía o leía noticias sobre ella. Después de cenar me doy cuenta de que en la calle me han robado el móvil. Menos mal que estoy con Joana y eso me ayuda a superar el susto. Mando un mail a María José Guallar en España para que anule el número cosa que hace en pocas horas. Intento lanzarme dos mensajes. Ni ataque de pánico ni autoinculpación. En unas horas ya estoy tranquilo. El excelente espectáculo de las Marionetas del Agua me ayuda a relajarme. Aconsejable en la visita a Hanoi.

10/12 Bahía de Halong, al fin. Coincidimos en el barco con Iván y Nuria, unos españoles que están viajando por el Sudeste asiático. Visitamos una cueva impresionante, llena de estalactitas y de turistas. En español es el Palacio del Cielo. Vamos navegando por la bahía y empieza un mal rollo. Al parecer el capitán lleva más gente de la que puede dormir en el barco (20 personas) y propone que Joana y yo nos vayamos a un hotel en una isla junto a la que atracamos. Nos negamos y Nuria e Iván hacen causa con nosotros y nos apoyan. Hacemos piña, junto a Ansia y Benjamín, unos franceses, y como pasa el enemigo común nos une estrechamente. Risas y cervezas. Se crea una amistad. Dormiremos otro barco que nos traen al lado pero mal. Fugas de agua en el camarote, malas caras,... en fin no ha sido la película "Indochina" precisamente. Después del desayuno corriendo al puerto. Nuestro consejo: No coger la opción dos días/una noche. No son ni 24 horas reales. Mejor ir y venir en el día que se ve lo mismo o quedarse a dormir dos noches en la isla de Tac A y moverse por allí. Mucho más interesante nos dice uno de Madrid que lo ha hecho así.

12/12 Encuentro SERVAS con Nga (pronunciar Na) en Hanoi. Encantadora. Cenamos con ella, su sobrina y su sobrino nieto, un niño de año y medio muy simpático. Nos sentimos como en casa. Ese día compro un atlas vietnamita para recortar banderas y mapas y pegarlos en el cuadernito. Joana aprovecha la tarde/noche para las compras, yo comunico desde un ciber mis novedades con el robo y le pido a las amistades que me guarden las fotos. Al día siguiente tenemos el vuelo desde Hanoi a Bangkok a primera hora de la mañana y después Joana se volverá hacia España. Una excelente compañera de viaje.

Impresiones de Vietnam: Gente amable y hospitalaria, relajados, sonrientes, la gente ofrece ayuda y en ocasiones sin pedirla. Sensación de seguridad. Atención a los taxistas y las agencias que intentan sacarte más dinero del que cuestan las cosas. Una Historia de país independiente frente a los imperialismos. Ho Chi Minh respetado como un héroe nacional. Comida a todas horas del día. Pho Bo (tallarines de arroz con verduras y carne) plato nacional. Buena comida callejera. Hay que regatear. Les gustan las ceremonias de bodas, graduaciones,... para las que alquilan los trajes. No hay información turística en español. En algunos sitios no hablan inglés. En algunos sitios es muy difícil encontrar planos de las ciudades. Ir preparado para las lluvias repentinas. LLevar por escrito la información de donde quieres ir. País barato. Las mujeres trabajan en el campo y en la construcción. Papel importante de la mujer en la familia. Y atención, en algunos sitios como templos o casas particulares al entrar hay que quitarse los zapatos. Y añado, ante el país el sombrero. Muy aconsejable.

...

Facebook

Instagram

Encuentro Ibérico 2016, Portugal-España

Una foto publicada por Servas Spain (@servas_esp) el

Miembros Servas

Anfitrión - Host Guías - Day Hosts Viajeros - Travellers Hosters

Cómo hacerse miembro

Información, procesos y documentación necesarios para incorporarse a Servas España como socio.

Historia

Origen y fundación de Servas Internacional.